Biblioteca digital Mundial

Que es la biblioteca digital mundial

 

La Biblioteca Digital Mundial pone a disposición en Internet, de manera gratuita y en formato multilingüe, importantes materiales fundamentales de culturas de todo el mundo.

Promover el entendimiento internacional e intercultural;
Ampliar la cantidad y la variedad de contenidos culturales en Internet;
Facilitar recursos a los educadores, estudiosos y el público en general;
Permitir a las instituciones asociadas reducir la distancia digital dentro de y entre los países.

 

El Bibliotecario del Congreso de los EE.UU. James H. Billington propuso la creación de la Biblioteca Digital Mundial en un discurso dirigido a la Comisión Nacional de los EE.UU. para la UNESCO en junio de 2005. La idea básica era crear una colección en Internet, de fácil acceso, de todos los tesoros culturales del mundo que contaran las historias y destacaran los logros de todos los países y culturas, promoviendo así la sensibilización y el entendimiento intercultural. La UNESCO acogió la idea como contribución para cumplir los objetivos estratégicos de la UNESCO, que incluyen promover las sociedades del conocimiento, aumentar las capacidades de los países en desarrollo y promover la diversidad cultural en la web. El director general de la UNESCO, Koichiro Matsuura, asignó al Sector de Comunicación e Información de la UNESCO, encabezado por el Dr. Abdul Waheed Khan, para trabajar con la Biblioteca del Congreso en el desarrollo del proyecto.

En diciembre de 2006, la UNESCO y la Biblioteca del Congreso convocaron una reunión de expertos para discutir el proyecto. Los expertos de todos los rincones del mundo reunidos identificaron una serie de retos que el proyecto tendría que superar para tener éxito. Se dieron cuenta de que en muchos países se digitalizaba muy poco contenido cultural y que los países en desarrollo en particular, carecían de los recursos para digitalizar y exhibir sus tesoros culturales. Los sitios web existentes tenían, a menudo, funciones de búsqueda y visualización poco desarrolladas. El acceso multilingüe no estaba bien desarrollado. Muchos de los sitios web mantenidos por instituciones culturales eran difíciles de usar y, en muchos casos, no resultaban atractivos para los usuarios, especialmente para los más jóvenes.

La reunión de expertos llevó al establecimiento de grupos de trabajo para desarrollar unas directrices para el proyecto y a la decisión de la Biblioteca del Congreso, la UNESCO y cinco instituciones asociadas – la Bibliotheca Alexandrina, la Biblioteca Nacional de Brasil, la Biblioteca Nacional y Archivos de Egipto, la Biblioteca Nacional de Rusia y la Biblioteca Estatal Rusa – a desarrollar y contribuir contenidos para un prototipo de la Biblioteca Digital Mundial que se presentaría en la Conferencia General de la UNESCO de 2007. Se pidieron opiniones acerca del diseño del prototipo mediante un proceso consultivo en el que participaron la UNESCO, la Federación Internacional de Asociaciones e Instituciones Bibliotecarias (IFLA), e individuos e instituciones de más de cuarenta países.

Al éxito de la presentación del prototipo siguió la decisión de varias bibliotecas de desarrollar una versión pública y de libre acceso de la Biblioteca Digital Mundial, para su lanzamiento en la UNESCO en abril de 2009. Más de dos docenas de instituciones colaboraron con contenidos a la versión de lanzamiento del sitio.

La versión pública del sitio incluye artículos digitales de alta calidad que reflejan la herencia cultural de todos los países miembros de la UNESCO. La Biblioteca Digital Mundial continuará añadiendo contenidos al sitio, e incluirá en el proyecto a nuevos socios, de entre la gama más amplia posible de miembros de la UNESCO.

¿Quién clasifica el contenido del la biblioteca digital mundial por lugar, época, tema y clase de artículo?

Normalmente, el trabajo de este tipo lo realizan profesionales conocidos como catalogadores, que trabajan según unas normas establecidas dentro de uno de los varios sistemas nacionales e internacionales de catalogación, para producir datos bibliográficos (también conocidos como metadatos). En la medida de lo posible, la Biblioteca Digital Mundial se sirvió de registros de catálogos existentes facilitados por las instituciones asociadas y complementó esta información cuando fue necesario, para garantizar una navegación adecuada. Para la clasificación por tema, la Biblioteca Digital Mundial se basó en el Sistema de Clasificación Decimal Dewey, que facilitó la OCLC (Online Computer Library Center) en los siete idiomas de la interfaz. El Sistema de Clasificación Decimal Dewey se encuentra en fase de adaptación e internacionalización para mejorar su habilidad de clasificar contenido de entre múltiples países y culturas.