Como motivarse a uno mismo

Motivarse a uno mismo es posible

Cuando escuchas a alguien como Mario Alonso Puig te das cuenta como se eleva la palabra motivación a un terreno lleno de sentido y profundidad. Sin desmerecer a todos aquellos que transmiten positividad, no puedo dejar sin pasar la oportunidad de compartir este video de una brillantez inusual, no sólo por lo que dice, sino cómo lo dice.

Siempre he tenido una tendencia natural desde pequeño a la importancia de la motivación como forma de mejorar el potencial humano, pero solo cuando he “experimentado sufrimiento” he caído en la cuenta de su verdadera importancia. El vídeo que a continuación os dejo es de los que habría que ver 100 veces y llevar a la práctica 101.

Cuando se sufre es cuando llegan los pensamientos negativos y cuando estos llegan es cuando -sin querer- empiezas a sabotearte a menos que te des cuenta que está pasando. Lo curioso es que no somos conscientes tan conscientes como deberíamos. Es en este sentido, en el que estos videos son tan importantes ya que como dice  Mario Alonso puig para motivarnos a nosotros mismos tenemos que conocer a “nuestro compañero de viaje” (nuestro cerebro).

Como dice el vídeo, o te construyes o te destruyes. La realidad interna tiene demasiado peso. El yo, o la creencia de que la interpretación de nuestra realidad  es la única, es limitante y dañina.

Antes de nada deberías hacerte las siguientes preguntas:

¿Qué te limita?

¿Qué te da alas?

¿Qué hace falta para pasar al siguiente nivel?

Hay que quitarse las creencias profundas que te limitan.

Decía Steve Jobs en su discurso motivacional en la Universidad que hay que creer en algo y que todos los puntos están conectados de alguna manera. En los mismo términos se expresa Mario Alonso que reconoce que cuando pensó así su vida tomo un rumbo más adecuado. A veces nos cuesta creer que esto es así, y hay que  seguir nuestra intuición aunque vaya en contra de la realidad, pero como decía Steve Jobs, creo que ella sabe incluso mejor que nuestra razón a donde queremos verdaderamente llegar. Esto es difícil de explicar ya que suena a demasiada metafísica, pero ocurre que cuando empezamos con los años a unir aquellos puntos que no parecían tener sentido, posteriormente empiezan tenerlo con los años, como si hubiéramos venido a este mundo a cumplir una misión.