En busca de la felicidad

Este es título de la película que protagoniza Will Smith (The pursuit of happiness).Una motivadora escena es la que el padre le dice al hijo, no permitas nunca  que alguien te diga que no puedes hacer algo. Lo que más me gustó de la pelicula es el final; y aunque esta pelicula solo enfoca la felicidad desde la perspectiva de tener dinero o no, me parece un buen punto de partida para este artículo.

Yo concibo la felicidad como algo más complicado que tener, o no tener dinero. Soy consciente del peso que tiene en la sociedad que vivimos. Fundamentalmente porque afecta a la superviviencia de las personas. Si no puedes pagar la hipoteca, te hechan de tu casa; si no tienes para un seguro privado, pueden estar en peligro la salud de los tuyos, si no tienes para alimentos…etc, etc, etc, y sin hablar de la educación de los hijos. En resumen, el dinero es una herramienta demasiado necesaria como para no darle la importancia que tiene dentro del  concepto de la felicidad. Por esta razón me gustó tanto la pelicula, porque supone poner en sus justos términos, y en la situación concreta, el valor que esta sociedad da al dinero en su estrecha relación con  la supervivencia.

A mi, sin embargo, me gustaría reflexionar sobre la felicidad no como algo externo sobre lo que no tenemos el control que nos gustaría, sino más bien, sobre nuestro interior; y como podemos hacer para que nuestros pensamientos nos lleven por el camino correcto. Y digo nuestros pensamientos, porque son estos en la mayoría de los casos, los que nos alejan de nuestra felicidad. ¿Por qué? El sistema de valores que hemos aprendido, y todo lo que nos  rodea esta manipulando el verdadero sentido de la felicidad. Se están manejando un sentido de la felicidad -insisto- externo, y no sólo desde el punto de vista material, sino incluso espiritual; ayudado todo ello, por el concepto tan egocentrico de las sociedades occidentales. Desde el primero, porque el componente de lo material ha ido más allá de la necesidad de superviviencia. El exceso de consumo, animado por una manipulación visual (la televisión, las películas, etc) hace que relacionemos esto con la felicidad; cuando en realidad es una satisfacción pasajera. Tener un coche mejor, ir a los mejores restaurantes,los mejores viajes,etc, jamás llenarán un proyecto de vida. Siempre habrá una insatisfacción ante la ausencia de dichos placeres. Por otro lado, y respecto de los aspectos más relacionados nuestro espíritu, alma, yo interno -como querais llamarlo-, es cierto que con sólo compartir un simple café con un buen amigo, podemos ser más felices que con el mejor de los viajes sin esta compañía. Necesitamos compartir nuestra vida, nuestras ilusiones, en definitva nuestro espíritu, y es por tanto en el interior donde encontramos las respuesta. Si creeis que no es así, analizad los momentos en los que habéis sido felices y quienes estaban a vuestro lado; a lo mejor entendéis que tener a las personas adecuadas  en esos momentos, es la esencia en busca de la felicidad porque estáis compartiendo vuestro auntentico yo.   🙂

Reflexión aparte es, si incluso en esos momentos no somos capaces de abstraernos del futuro y vivir el presente al 100 %. Algunos sabios de esta materia como Eckard Toller en su libro “El poder del ahora” hablan sobre la exclavitud que supone no vivir el presente, que es lo único que en realidad tenemos en un preciso instante. Abandonarse al presente es dificil, porque no somos realmente conscientes de que es lo único que tenemos. Sí, ya se que me direis que si no planificamos un futuro, no podremos tener las cosas que soñamos; pero mi sensación es que la vida que vivimos, parece haberse diseñado para que el pensamiento nos domine creyendo que vamos a vivir siempre. Basta la muerte de un ser querido para que nos replanteemos las cosas que verdaderamente importan, pero cuando ya han pasado algunos días, volvemos a la rutina.  🙁      La felicidad es un esfuerzo constante, es como un entrenamiento, como una busqueda que no tiene fin y que cada uno debe hacer por si mismo. Yo soy de los que piensan que todos la buscamos de  alguna u otra manera. Incluso el que cae en la droga o la bebida está en algun sentido intentando llenar ese  vacío.

¿Por qué es tan dificil aceptar el ahora?  ¿Por qué en el ahora pensamos que nos falta esto o aquello? ¿Por qué nos cuesta buscarle sentido a nuestra vida? ¿Por que la situación económica es un lastre que apenas nos da tiempo a reflexionar?

Una de las razones por las que deseamos obtener la libertad financiera, es  para tener el tiempo necesario,  no sólo para hacer lo que nos gusta -materialmente hablando-, sino poder pararse un poco a buscar más en nuestro interior y  ser mejor de lo que somos. Dice un escritor celebre, que el verdadero valor de las personas, está en lo que los demás se han beneficiado de ella. Pienso que deberíamos intentar pasar por la vida con esa idea, pero el sistema esta de tal manera hecho que apenas haya tiempo para trabajar, trabajar y ganar dinero para sobrevivir; parece como si fueramos más esclavos que cuando existía la esclavitud, pero aún peor, porque ni siquiera nos damos cuenta…

Yo me revelo ante esta idea y por eso creo que ha surgido en internet con tanta fuerza el concepto de “Libertad Financera” como una forma de romper las cadenas de un sistema que está fallando o que interesa a “unos pocos listos” cosa que daría para un buen artículo.

¿Estás en busca de la felicidad? Cual es tu concepto de ella? Crees que el dinero es importante para conseguir? Si te interesan esta y más questiones deja tus comentarios…