La mafia rusa

La mafia rusa. Un ejercito bien organizado

Según la wikipedia:

El crimen organizado ha existido en Rusia desde la época de los zares y la Rusia Imperial en la forma de bandidaje y hurto. En el período soviético surgieron los Vor v zakone o “ladrones en la ley”. Esta clase de delincuentes tenía que cumplir ciertas normas en el sistema penitenciario. Una de esas reglas era que estaba prohibida la cooperación con las autoridades de cualquier tipo. Pero durante la Segunda Guerra Mundial, algunos presos hicieron un trato con el gobierno para unirse a las fuerzas armadas a cambio de una sentencia reducida, lo que provocó que a su regreso a la cárcel fueran atacados y asesinados por los reclusos que permanecieron fieles a las reglas de los ladrones.4 Durante la época en que la economía soviética tomó un giro hacia abajo, el Vory asumiría el control del mercado negro con la ayuda de funcionarios corruptos, suministrando productos tales como la electrónica o comida extra durante la época de Brézhnev, que eran de difícil acceso para el ciudadano soviético.

La entrevista inédita con el espía desahuciado es una de las cuatro que abre el libro «Palabra de Vor. Las mafias rusas en España» de los periodistas Pablo Muñoz y Cruz Morcillo. La galería la completan un antiguo jefe de la mafia de San Petersburgo, que eligió Marbella como refugio y también acabó muerto en un supuesto accidente; un renegado de otra potente rama criminal, la «Izmaizlovskaya», que fue antiguo socio del magnate Oleg Derispaska y ahora le ha declarado una guerra a muerte después de que su madre fuera asesinada por sus antiguos colegas; y un cuarto personaje, un «arrepentido», cuyo nombre, por seguridad, debe seguir guardado bajo llave.
España se ha convertido en azote de «vory v zakonen», en castellano «ladrones en la ley» o jefes criminales de las mafias rusas; látigo de ellos, y de su caterva de subordinados, esposas, amantes, testaferros, abogados y del resto de personajes que se mueven al calor de maletines repletos de millones por la zona de Levante, Cataluña, Baleares, la Costa del Sol y Madrid. Llegaron hace más de una década buscando un retiro dorado y aquí se han quedado. Pero no han venido para descansar, sino para montar santuarios desde los que dirigen a golpe de teléfono y viajes en jet privados sus negocios criminales en Rusia, Georgia, Alemania, Grecia o en cualquier lugar que les dejen. Para saber más click aqui

Es vídeo es magnífico. Os lo recomiendo