Los nervios del concierto

¿Estás preparado para tocar? Consejos para no fallar en tu gran día

Llega tu gran día y crees tenerlo todo controlado. Te vas a subir al escenario, te crees fuerte, seguro. Eso está bien, pero no debes olvidar ciertos hábitos que nunca debes dejar de lado a la hora de saltar al escenario. ¿Estás preparado para tocar?

Antes de subirte al escenario debes recordar ciertos aspectos básicos que todo músico que se precie debe seguir:
Ensaya a fondo pocos días antes: Obvio. Ya sabes que no es lo mismo la presión que tienes en un ensayo que en cualquier actuación de cara al público. Así que como no lleves preparado todo al detalle, mal empezamos. Siempre debes pensar que lo lógico es que, debido a esa presión escénica, puedas fallar más de lo normal. Así que no te relajes y práctica. Puedes también, a la hora de superar esa barrera psicológica de la presión, hacer una pequeña prueba tocando para un grupo de amigos en tu local de ensayo.

Descansa en las vísperas: Si ya has cumplido al milímetro con todo lo anterior y tu o tu grupo os encontráis a pocas horas del concierto, este es el momento para tomarse un respiro. El descanso es básico a la hora de asentar las ideas y los conocimientos. Este pequeño descanso antes de subirte al escenario será clave para que tu cabeza estructure de la mejor manera tu setlist y cada uno de vuestros temas.

nervios del concierto

El alchohol no te ayudará a superar los nervios del concierto. No bebas mucho, ni comas demasiado antes de tocar: Quizás por vergüenza, por ganas de soltarse o simplemente por nervios, te veas tentado a meterte entre pecho y espaldas unas cuantas cañas y algún que otro cubata. Puede que una o dos te puedan venir hasta bien, pero dar tumbos en el escenario no suele dar muy buena imagen.

Haz la prueba de sonido con calma y tómate el tiempo necesario: Asegúrate que la sala de concierto, bar o discoteca te permitirá realizar una prueba de sonido óptima. Puede que seas el mejor músico del mundo, pero no serás del agrado de tu público si no suenas bien. Tómate tu prueba de sonido en serio. Calienta tendones y cuerdas vocales.

Revisa todo: Supervisa cables, equipo técnico y todo lo necesario para dar un concierto idóneo. A veces creemos tenerlo todo controlado pero no te fíes ni del resto ni de ti mismo. Tener todo tu equipo en perfectas condiciones es esencial. Revisa una y otra vez hasta asegurarte de todo.

nervios del concierto
Súbete al escenario con una buena mentalidad: Prepararse mentalmente es básico cuando vas a ofrecer un espectáculo de cara al público. Entrenar la mente en esos preparativos será algo que aprenderás a hacer con el tiempo. Todo depende del esfuerzo que hagas, de tu propia iniciativa. Si logras subirte al escenario con confianza en ti mismo, tocarás mejor. Si además consigues transmitir toda esa energía y pasión por la música, tu show será redondo. Y no te olvides de ser cercano. Dedicar unas palabras a tu público, una sonrisa y algún que otro buen gesto hacia ellos es la manera de empezar a ganártelos antes de hacerlo con tu música.
¿Y si todo no sale tan bien como espero? Un fallo lo tiene cualquiera. Pero recuerda aparentar que no has fallado. Sigue tocando como si no pasara nada y espera que no se haya notado 😉 Un pequeño error no debe tirar por la borda una buena actuación.

El vídeo que a continuación os dejo -subtitulado- no es específico  para vencer los nervios de un concierto, sino muy general sobre el miedo y aplicable a todo. Espero que os guste tanto como  a mí…Dejad vuestros comenetarios…