Portugal

Lugares que visitar en Portugal

Un gran desconocido para muchos, nuestro vecino luso. Compartimos fronteras, ríos, costumbres, gastronomía y aun así, no es un referente como punto de vacaciones para los españoles.

Para llamar vuestra atención vamos a mostraros cinco lugares increíbles con los cuales soñaríais y que los tenéis a vuestro alcance.

El primer lugar, como no, lo regenta Cascais un claro ejemplo de villa marinera. Debemos recordar que la mitad de Portugal es costa, su orografía se compone de cientos de kilómetros de playas interminables, salvajes, sin apenas un resquicio de civilización. La playa más recomendada en Cascais es la playa do Guincho, rodeada de acantilados abruptos, escondida de los vientos atlánticos, eso sí, atención a la hora de bañarse porque esta playa no se libra de las corrientes y el fuerte oleaje que predomina en todo Portugal. Cascais se encuentra a unos 30 kilómetros de Lisboa y ha sido refugio de artistas y aristócratas. En la actualidad, se ha modernizado y sus veranos están atestados de conciertos y festivales. No os podéis perder su gastronomía basada en los productos del mar, los pescados son de excelentísima calidad y traídos del mar a la mesa.

Portugal

Si queremos escapar de la península, y tenemos ganas de playa, naturaleza en estado salvaje y sobre todo tranquilidad y buen ambiente. No lo pensamos dos veces. Azores, estas nueve islas volcánicas del océano atlántico, nos ofrecen gran cantidad de actividades para todos aquellos amantes de la pura vida. ¿Qué ofrecen de diferente? Gustar a todos los públicos. Podemos realizar barranquismo en la isla de Flores que en 2014 acogió el Encuentro Internacional de Barranquismo. Las condiciones para el buceo son excelentes durante todo el año, así que pueden realizar allí su bautismo, gracias a las grandes zonas de baja costa. Para los más expertos: restos de naufragios, grutas, especies marinas desconocidas, todo ello lo tienen a su disposición en Azores.

Portugal es un país de contrastes y ello lo demuestran sus habitantes, fervientes católicos, sobre todo a los misterios de la virgen de Fátima. Aquella que se apareció a tres pequeños pastores para revelarles tres profecías. Estos tres misterios y estos tres niños tuvieron durante muchos años en vilo a la comunidad católica y existen diferentes teorías, sobre todo, de la reinterpretación del tercer misterio. El Santuario de Fátima está compuesto de varios monumentos: La capilla de Lausperene, la Basílica de Nuestra Señora del Rosario de Fátima, la Basílica de la Santísima Trinidad y otros lugares importantes a unos kilómetros a su alrededor. También hay múltiple peregrinaciones como alternativa al conocido camino de Santiago.

Visita obligatoria en Portugal, Oporto, ciudad nombrada en 1996 por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad. La ciudad de los puentes, es una ciudad que enamora a todo aquel que la visita, por su gran variedad de estructuras arquitectónicas, por sus diferentes estilos, desde  callejuelas sinuosas hasta grandes calles con imponentes edificios y su no parar de ir y venir de los tranvías. Todo ello mezclado por la fuerte oleada de modernización que traen sus jóvenes.

Y por último, Coimbra, un lugar que no se puede dejar de visitar en Portugal. Una ciudad que traslada al medievo, ya que durante la Edad Media fue el centro político del Reino de Portugal. Toda ella está plagada de arcos medievales, escaleras, patios, calles estrechas. Cuenta con edificios que datan de la época romana, el criptopórtico y el acueducto romano. Declarados en 2013 también por la UNESCO, Patrimonio de la Humanidad. Atravesada por el rio Mondego, Coimbra, es también muy conocida por su gastronomía y maridajes.

Portugal