Programas de alta frecuencia

Los programas de alta frecuencia  (en inglés High Frecuency Trading) es de más o menos de 1998,  cuando la norteamericana Comisión del Mercado de Valores (Securities and Exchange Commission), permitió operar en los mercados bursátiles a través de sistemas de comunicación electrónica.

Es una técnica de inversión que consiste en la realización de una gran número de  operaciones bursátiles en un periodo de tiempo muy corto en base a algoritmos matemáticos, por lo que, aunque el margen de beneficio de cada una de estas operaciones pueda ser pequeño, los beneficios totales son potencialmente altos, millonarios incluso, dado el volumen de órdenes ejecutadas.  Se obtiene un beneficio  pequeño, pero con miles de operaciones al día. Lo que hacen,  es posicionarse antes que los demás.

Resulta que el  2% de las empresas en EEUU operan con los programas de alta frecuencia pero llegan a mover hasta el 70% del mercado.  De hecho es tal su volumen de operaciones que han generado mucha controversia y algunas polémicas como el Flash Crash del 10 de Mayo en los EEUU.

programas de alta frecuencia

Sin embargo, esta técnica ha dividido opiniones sobre si es benéfica o si socava la confianza en los mercados. Asi que el fiscal general de Nueva York, Eric Scheneiderman, dijo en marzo de 2014 que busca implementar reformas para regular la actividad.

High-Frequency Trading y la modificiación del mercado es un buen ejemplo de que la tecnología no es el problema, sino lo que se hace con ella”, dice el consejero ejecutivo de la bolsa de valores de Berlín, Artur Fischer, quien fue el encargado de poner en marcha Equiduct, la plataforma de HFT del mercado de Berlín.

Hoy, estos algoritmos ultra veloces están confeccionando en la mitad de las negociaciones realizadas en las bolsas europeas y estadounidenses. En Estados Unidos, por ejemplo, en 2009, un 73% de las transacciones se realizaron con esta plataforma; pero su presencia ha decaído por el control legislativo.

Tal es el protagonismo que tienen los genios que hay detrás de la creación de estos algoritmos que se producen auténticos casos de película, como el de Sergei Aleynikov que ha sido declarado culpable de robar un algoritmo. Y le pueden caer 10 años de cárcel. Un algoritmo es, según el Diccionario de la Real Academia, «un conjunto ordenado y finito de operaciones que permite hallar la solución de un problema». Y, también, «un método y notación en las distintas formas del cálculo». Nadie conoce los detalles del algoritmo que robó Aleynikov. Pero sí hay una cosa clara: es una herramienta matemática que permite a su propietario, el banco de inversión Goldman Sachs, ganar millones de dólares al año. Si quieres ver más de esta noticia haz click aquí.

En el siguiente documental RTVE te desvelará los secretos de los programas de alta frecuencia.

programas de alta frecuencia

Si te ha gustado comparte este artículo y deja tus comentarios…   🙂