Testamentos Curiosos

El conocido como  testamento de la Amargura, del millonario de Michigan, Wellington Burt,  cuyo último deseo fué que  su fortuna no sería heredada hasta que se cumplieran 21 años de que muriera su último nieto. Nadie entiendió a santo de qué, este señor  mercader de madera hizo tan extraña petición, ya que con esto dejó a un lado todos los que le apoyaron.

testamentos curiosos

Sobre 1989, su último nieto murió y así fue como dio empezó a cumplirse el testamento. Un firma de abogados de herencias fue  encargada de determinar cuáles eran los familiaresa elegir para cobrar la herencia, y para 2011, un grupo de 12 personas recibió la increible cantidad de $110 millones de dólares.

Bob Fosse, mas conocido como director, coreógrafo y ganador del Oscar, dejó una sollicitud que benefició a 66 de sus mejores amigos. En 1987, cuando Fosse falleció, dejó la suma de $25,000 dólares para dividirla entre todos (así es como todos terminaron ganando $378.79 dólares), de modo que todos pudieran salir a cenar algo rico y pagado por él.

tetamenteos curiosos

Entre los famosos que recibieron esta lana,  podemos ver nombres reconocidos como 
, Jessica Lange , Dustin Hoffman y Liza Minelli. La esposa de Fosse, Gwen Verdon, siguió el último deseo del director e invitó a todos los mencionados a una celebración para recordar.


El testamento más antiguo

Para conocer esta historia, tenemos que irhasta 1890, cuando el arqueólogo Sir Flinders Petrie estaba excavando una pirámide en el Lahun, Egipto. Ahí se descubrió el último deseo más antiguo de todos, que estaba hecho por una serie de documentos alucinantes  por escritos en papiros capaces de probar que, incluso en el antiguo Egipto, también se hacían peticiones poco usuales.

La última voluntad de Ankh-ren (también conocido como Sekhenren, dependiendo de la traducción) fue escrita en 1797 a.C. y dictaba que todas sus pertenencias pasarían a ser de su hermano Uah. El deseo de este tal Uha, también fue encontrado y detallaba que todas sus cosas pertenecerían a su esposa Teta, quien realmente no podía tomar nada, porque parte del trato era no derribar ninguna de las tumbas de estos chicos.

Un testamento de deuda

1553 era una época rara , sin duda. La última voluntad de un satírico renacentista llamado Rabelais, fue famosa porque se trató en una simple línea: Yo no poseo propiedades disponibles, porque tengo una gran deuda; el resto se lo dejo a los pobres”. Este sí que es un tesamento curioso

Lo único que nos separa de la muerte es el tiempo

Un poeta y ensayista alemán, conocido como Heinrich Heine, dejó una cláusula muy extraña dentro de su última voluntad, pero para entenderla, tendremos que conocer parte de su vida.

En 1841, el sujeto se caso con una mujer sin educación llamada Crescence Eugénie Mirat, a quien misteriosamente llamaba Mathilde. Ellos estuvieron unidos en sagrado matrimonio por 15 años, pero tuvieron una relación bastante volátil y llena de conflictos.

Degraciadamente , la “alegría” de este matrimonio no se mantuvo mucho tiempo, porque Hein se enfermó gravemente a finales de la década de 1840 y fue obligado a estar en cama hasta su muerte. Al saber que estaba muriendo, el sujeto puso una cláusula en su testamento, estipulando que Mathilde sólo podría heredar su dinero si se volvía a casar.

Podría parecer un deseo bastante extravagante por parte de un esposo amoroso, pero cuando sus amigos le preguntaron por qué lo quiso así, el sólo respondió: “Porque entonces, al menos un hombre lamentaría mi muerte.”

Testamentos extravangatens

De Leona Helmsley,se podrá comentarse cualquier comentario, pero nunca que no tuvo
personalidad  , carácter, y una despedida de lo más simpática. Porque fue justamente eso lo que dejó manifestado en su última voluntad, algo que sus dos hijos recordarán para  siempre, hasta el último día de sus vidas, día y noche, segundo a segundo, cada vez que miren a su tío y a ese perro que se lame con sarcástica sonrisa de millonario.
La última voluntad de Leona Helmsley,sorprendió a propios y extraños. Concretamente, la señora escribió en su testamente que dejaba 12 millones de dólares a su hermano y a su perro, mientras que a su hijo le dejó “el placer de trabajar para ganarse la vida, cosa que no hizo en 35 años”; y a su hija apenas mil dólares que “va a necesitar, porque el único buen negocio que hizo en su vida fue casarse con su actual marido”.

testamentos curiosos
Harry Helmsley and Leona Helmsley during Harry Helmsley and Leona Helmsley sighting at the Pierre Hotel for the 1987 Casita Maria Fiesta – October 14, 1987 at Pierre Hotel in New York City, New York, United States. (Photo by Ron Galella, Ltd./WireImage)

Herencia a un tronco de un árbol

El famoso autor Leo Tolstoy le dejó sus posesiones al tronco de un árbol.

Cinco cigarros al día

La esposa de Samuel Bratt, nunca le permitía fumar sus cigarros favoritos, así que tras su muerte en 1960 él le dejó una fortuna de 330,000 libras siempre y cuando ella fumara cinco cigarros al día.

Casate de nuevo

Tras la muerte del poeta Heinrich Heine, en 1856, dejó su fortuna a su esposa con la condición de que esta se casara nuevamente, así, al menos habría un hombre al que le pesara su muerte.

Hasta aquí los testamentos más curiosos de la historia, sí que mientras tanto os llega la hora os recomiendo la busqueda de la felicidad.