Turismo en Noruega

Noruega, turismo bajo cero

El paisaje precioso y el buen estado de conservación de la vida rural de Noruega están fuertemente protegidos, lo que le ha valido a uno de los países con mayor encanto del mundo a ser considerado como el que mejores fiordos tiene de todo el mundo. Y con mucha diferencia. Un turismo especial, un verdadero paraíso sobre el hielo y bajo cero. Ningún país del planeta representa mejor la belleza natural del hielo combinado con unas majestuosas costas. Y todo ello sin que aparezcan como protagonistas las playas.

turismo en noruega

Los protagonistas son los llamados fiordos. ¿Qué es un fiordo? ¿Qué tienen de especial y por qué se han convertido en verdaderas obras de arte esculpidas sobre la tierra de nuestro planeta? Quienes tengan la oportunidad de disfrutarlos en persona sabrá cómo son pero no de donde surgieron. Y es que surgieron cuando se retiraron los glaciares y el agua del mar inundó los valles en forma de U. Gracias a las majestuosas corrientes cálidas que trae la Corriente del Golfo y las diversas corrientes de aire generadas por el efecto Coriolis, los fiordos gozan, aunque no lo parezcan, de un clima templado y más cuando se observa el entorno en donde se levantan. Además gracias a esto normalmente nunca se congelan. Las aguas de los fiordos son el hábitat de muchas focas y otros animales y de una gran variedad de flora y fauna marina. Estas pequeñas grandes obras de arte naturales están compuestas por agua salada y suelen ser muy profundos en las cuencas altas y medias, alcanzando incluso los 100 metros.

turismo en noruega

Hay algunos que, sin lugar a dudas y goce del tiempo que goce, no puede dejar de visitar. Mencionaremos dos, sabiendo que son pocos cuando se trata de Noruega, el país con más y mejores fiordos del mundo. El fiordo de Lyse es el primero que debe tachar en rojo en sus planes de ruta, más que nada por cuestiones geográficas. Una verdadera obra de arte que nos dedica el Planeta Tierra. El Púlpito, uno de los puntos más conocidos de Noruega, es un mirador elevado a más de 600 metros al que se llega tras dos horas de intensa subida ‘a patas’. Debemos tener mucho cuidado ya que en la cima no hay ningún tipo de seguridad, no hay barandillas, lo que hace muy peligroso disfrutar de unas vistas casi divinas rodeados entre rocas de mil metros de altura. Se trata de un paisaje absolutamente abrumador y que una vez más demuestra que somos muy pequeños ante Madre Tierra.

Otro de los lugares que no puede dejar de visitar es el Sognefjord (o también llamado fiordo de los Sueños), absolutamente imprescindible. Esta majestuosa obra de arte natural penetra más de 200 kilómetros tierra adentro quedando dividido en dos fiordos: el fiordo de Aurland y el de Naeroy, declarado Patrimonio de la Humanidad. Ese punto exacto es considerado como uno de los lugares más bellos del planeta y uno de los más fotografiados por turistas. La mejor forma de visitarlo: en barco, ya que permite disfrutar sin riesgos de un itinerario por las majestuosas rocas de 1200 metros de altura y amarrar en el hermoso puerto de Gudvangen y descansar visitando su hermoso pueblo.

Y podríamos seguir mencionando el resto, ya que dejamos sin mencionar otras grandes obras naturales que rodean a uno de los países con más mística del mundo. Pero si mencionásemos todos nos acabaríamos nunca. Hay muchísimos y cada uno con un entorno especial. Es por eso que recomendamos que si planea visitar Noruega se coja mínimo dos semanas para disfrutar de la mayor parte posible de ellos y del resto de Escandinavia. Una obra de arte al alcance de muy pocos países…y a bajo cero.